en nuestra admiración ante la fatiga de un corredor de fondo, de un hombre que, siempre solo, corre entre los hombres gregarios.
Un espacio de silencio, un jadeo, un ¬°adelante!, un dolor. Coronar la cima, cruzar la meta, abrazar la gloria del ciclismo.